martes, 23 de marzo de 2010

El servicio de recogida de animales muertos en explotación cumple cinco años

 


Para prestar este servicio público, SIRASA cuenta con cien trabajadores entre camioneros, personal administrativo y veterinarios. Además, tiene centros logísticos desde los que salen cada día los camiones y en los que se procede a su limpieza y desinfección continua en Casetas (Zaragoza), Huesca, Tamarite de Litera (Huesca), Perales de Alfambra y Alcañiz (Teruel). El centro de Perales de Alfambra se convirtió en 2007 en un centro de transferencia.
 
Las plantas donde se trasladan son la de Muel en Zaragoza o la de Balaguer en Lleida
 
 

El servicio de recogida de animales muertos en explotación ha cumplido cinco años. Esta iniciativa que lleva a cabo el Departamento de Agricultura y Alimentación a través de la Sociedad de Infraestructuras Rurales (SIRASA), ha supuesto un punto de inflexión en materia de seguridad alimentaria, factor clave para un sector que produce para el consumo humano y animal.
 
El servicio -que inició su actividad a finales de 2004- consiste en la recogida, transporte y eliminación de todos los cadáveres de animales de cualquier especie que se produzca en las explotaciones ganaderas aragonesas. Hay que tener en cuenta que en la producción ganadera se generan subproductos animales no destinados al consumo humano, entre ellos los cadáveres de animales, que pueden presentar un riesgo para la salud pública o la sanidad animal. Dichos subproductos no deben entrar en la cadena alimentaria, por lo que es necesaria una gestión adecuada de la recogida de cadáveres de animales, que incluye el transporte y eliminación de los mismos. De esta manera, se evita en todo momento que pueda introducirse en la cadena alimentaria humana o animal, y se garantiza la seguridad agroalimentaria y la confianza del consumidor. El servicio de recogida es, además, una apuesta por la protección medioambiental.      
 
El positivo resultado de esta iniciativa se ve también reflejado en las encuestas que se han realizado entre los usuarios del servicio, que lo valoran de manera sobresaliente, con una media global de 8,51 en 2009. Para ello, como todos los años, se realizaron 967 encuestas por parte de una empresa ajena a SIRASA de un campo de 9.600 explotaciones-, en las que se calificaron desde la atención telefónica hasta la recogida en explotación.
 
Cómo funciona el servicio
 
Desde el inicio de la actividad, se determinaron unos parámetros de calidad exigentes, de tal forma que SIRASA realiza la recogida antes de 48 horas desde la recepción del aviso y con garantía de bioseguridad. Los animales muertos se almacenan en contenedores o en refrigeradores y se recogen por los camiones de SIRASA. Estos vehículos tienen unas condiciones higiénico-sanitarias especiales y son limpiados y desinfectados después de cada carga y descarga.
 
El servicio se inició con 7 vehículos y hoy cuenta con 65. Además, dispone de un vehículo nodriza para realizar el trasvase de animales entre el Centro de Transferencia de Perales de Alfambra a la industria de transformación, dos semirremolques bañeras y contenedores preparados para emergencias.
 
Una vez recogidos los cadáveres en las explotaciones ganaderas, los animales muertos se transportan hasta las industrias de transformación autorizadas: Muel, en Zaragoza, y Balaguer, en Lérida.
 
 
El coste del seguro que el ganadero tiene que suscribir para recibir el servicio está subvencionado por el Gobierno central, a través de la Entidad Nacional de Seguros (Enesa) y por el Gobierno de Aragón. Esta subvención cubre aproximadamente el 80% del coste.
 
La historia
 
En el último trimestre de 2004 se inició el servicio público de recogida para toda la ganadería bovina de Aragón. En enero de 2005, se extendió al resto de especies ganaderas en 12 comarcas y en enero de 2006 el servicio cubría la recogida de todas las especies de toda la comunidad autónoma.
 
En el año 2007, se comienza a realizar aportaciones a comederos de aves necrófagas. En cifras, se pasó de recoger 1,5 millones de kilos en los tres meses de funcionamiento de 2004 a recoger cerca de 54 millones de kilos en 2009. Además, se ha pasado de realizar 830 salidas de camiones para atender 20.000 avisos a realizar 14.000 salidas y atender 235.000 avisos el pasado año.

No hay comentarios: